Tips

Recomendaciones

Noticias

Los expertos dicen

Tendencias

El pelirrojo es un color increíble pero muy difícil de mantener, el ginger es un naranja más intenso al castaño con reflejos cobrizos que resulta muy favorecedor porque dulcifica el rostro y suaviza los rasgos marcados y como dejar de lado que últimamente se ha puesto de moda, pues muchas influencers o actrices internacionales como Emma Stone, Julianne Moore o Jessica Chastain han abanderado este color.

Ginger según tu tono de piel

Este tono es muy amigable y suele sentar bien a todas las mujeres, pero en función del color de tu piel y ojos habrá que matizarlo hacia el dorado o tirar hacia el caoba, pues es un color que aporta matices dulces y cálidos muy sofisticados. Hay que decir que favorece más las pieles claras, sobre todo cuando se parte de un cabello con tono claro como un rubio medio-claro, ya que de esa manera se potencia el color y hace que destaquen los ojos. Si además de tez clara también se tienen los ojos claros, se admite casi toda la gama y sienta especialmente bien a los rostros pecosos. En el caso de que tu piel y ojos sean cálidos, es decir, cabello castaño y ojos marrones, hay que intentar introducir matices bronce, ámbar y caoba a ese pelirrojo para que resulte más armónico.

Como ves, con este tipo de coloración puedes realizar una variada gama de matices, desde el naranja más intenso, que sienta mejor cuanto más claro sea el tono de piel, hasta el medio, que favorece especialmente a las mujeres de ojos claros, terminando por el castaño con reflejos caoba, perfecto para pieles oscuras. Inténtalo, recuerda acercarte a un profesional y utilizar productos 100% confiables es muy importante, pues sabemos que quieres lucir bella pero al mismo tiempo debes de cuidar tu bienestar.

Un plus de hidratación

En general al procesar tu cabello con un tinte, éste tiende a resecarse un poco lo que puede darle una sensación densa y rebelde, asimismo, para lavar y mantener por más tiempo tu cabello ginger se recomienda utilizar un shampoo y acondicionador hidratante y una o dos veces por semana aplicar una mascarilla. Escoge también productos protectores del color, no olvides aplicar suficiente serum para evitar el encrespamiento.