Caries y dientes fuertes

No existe magia ni secretos ocultos para tener dientes fuertes y evitar las caries, lo único que tienes que hacer es tener una buena rutina de cuidado oral. Para que comprendas un poco más la importancia del cuidado oral te hablaremos del sarro y como su presencia en tu dentadura propicia la aparición de caries en los dientes.

El sarro es básicamente placa bacteriana descuidada que se endurece y se adhiere tan fuerte a tus dientes que solo un profesional de la salud oral con herramientas profesionales puede retirarla. La placa bacteriana es una capa pegajosa en los dientes compuesta de saliva y partículas de alimentos atrapadas que se acumulan en la línea de las encías. Si la placa no se elimina todos los días a través de un cepillado suave pero eficiente, el uso de hilo dental y de un enjuague bucal potente esta puede endurecerse y convertirse en sarro. La placa bacteriana madura en ocho horas y su ácido puede atacar el esmalte dental tan pronto como se ingiere comida. Si no se elimina rápidamente, puede romper el esmalte y provocar caries.

Las bacterias se acumulan dentro del sarro, causando caries, caída de dientes, así como enfermedad intermedia y avanzada de las encías. Si no se elimina, continúa creciendo y calcificándose, ya cuando es sarro sólo puede retirarse por un médico de la salud oral con sus herramientas profesionales. El cepillado con una crema de dientes que controle el sarro, uso de seda dental y enjuague bucal pueden prevenir su aparición.

¡Prevén las caries!

El flúor es un elemento natural reconocido para prevenir la caries dental cuando se ingiere o se aplica sobre los dientes, también te ayudará a reducir el número de caries en los dientes.

Funciona de la siguiente forma… el ácido en la placa bacteriana conduce a la pérdida de minerales en el diente (desmineralización), lo que conduce a la caries dental, sin embargo, puede revertirse con el depósito de minerales en las áreas dañadas del diente y esto lo puedes hacer mediante la aplicación de flúor tópico, pues este puede acelerar la restauración de los minerales perdidos en el diente.

Cuando el flúor es ingerido por vía del sistema digestivo (estómago e intestinos) entra al torrente sanguíneo y fortalece los dientes durante el crecimiento. El flúor se encuentra a menudo en el agua potable en cantidades suficientemente altas como para reducir las caries, y varía según la zona del país donde te encuentres. También puedes obtener pequeñas cantidades de flúor al consumir ciertos alimentos, como las espinacas, zanahorias, espárragos, mariscos, té y comida preparada en agua fluorada, o mediante el uso de una crema dental con flúor o un enjuague bucal con flúor.

Ahora ya lo sabes cuida tu dentadura y protégete de las caries, utiliza enjuague bucal y pastas dentales con flúor, de igual forma consume alimentos que lo contengan y verás como tendrás una dentadura más fuerte y radiante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Shares