Cómo diferenciar entre encías rojas, hinchadas e irritadas

Si tus encías están rojas, hinchadas e irritadas y notas sangre en el lavabo después de cepillarte o usar hilo dental, debes de tener cuidado porque estos son algunos de los primeros signos de gingivitis, la cual es una enfermedad bastante común. Los principales síntomas de la gingivitis son pasar de tener unas encías firmes con un color rosado sano a estar irritadas, rojas e hinchadas, volviéndose sensibles ya que con mayor facilidad al contacto con el cepillo de dientes y/o hilo dental sangran. La causa principal de que estos cambios ocurran es la placa bacteriana en los dientes.

Una de las causas más comunes de la irritación de las encías es una rutina de cuidado oral inconsistente; si no cepillas tus dientes ni usas hilo dental con regularidad, permites que los alimentos y bacterias se alojen entre tus dientes y encías, lo que con el paso del tiempo se convierte en placa bacteriana, la cual cuando se acumula a en tus encías y no se elimina con una buena rutina de higiene oral puede endurecerse y convertirse en sarro. Si ya tienes sarro, sólo un profesional de la salud oral puede removerlo con herramientas profesionales, sé que puede parecer algo que no tenga mayores repercusiones, pero en verdad te recomendamos que no ignores estos síntomas pues si este problema avanza podría llegar a afectar tu hueso maxilar que es el encargado de sostener tus dientes y que da movilidad a la mandíbula y eso no es todo, porque si tu hueso maxilar se ve afectado por el sarro entonces puede surgir una enfermedad más grave conocida como periodontitis o enfermedad de las encías. Imagina que esto es una cadenita que si no detienes a tiempo puede ir agravándose hasta tener una enfermedad grave, por eso tener una buena higiene oral es básico.

¡Cuida tu boca y no dejes que esto te pase!, prevén estas enfermedades bucales y en caso de que las estés padeciendo acude a la voz de ya con un especialista.

Es muy importante que sepas que hay un lapso de tiempo entre que tus encías sangran y se inflaman, que es cuando todavía se puede revertir la infección bacteriana en su etapa temprana con tan sólo mejorar tu higiene bucal y evitar el daño al hueso maxilar.

La gingivitis no es grave pero debes tomar acciones preventivas para evitar que la enfermedad siga avanzando y se convierta en periodontitis, que es la principal causa de pérdida de dientes en adultos.

Lo que te recomendamos es tener una buena rutina de higiene oral, la base de todo es el cepillado… lava tus dientes al lo menos tres veces al día y siempre incluye el uso de un enjuague bucal dos veces al día y no olvides usar hilo dental una vez al día, de esta forma no dejarás residuos de comida en tus dientes.

No olvides visitar a tu odontólogo cada 6 meses para realizarte una limpieza más profunda y remover la placa y sarro de ser necesario, por último recuerda que el uso de productos confiables que sean originales y comprados en el mercado formal maximizarán los resultados de tu rutina y cuidarán de tu salud y bienestar. ¡Te lo mereces!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Shares