¿Debo elegir un cepillo de dientes blando o duro?

Existe una falsa creencia de que si elegimos un cepillo con cerdas duras tendremos un mejor cepillado y una higiene más efectiva, pero la realidad es que las cerdas duras pueden desgastar tu esmalte dental y por lo tanto a desarrollar sensibilidad al cambio de temperaturas, al cepillado y lesiones en las encías.

Lo ideal es elegir cepillos con cerdas de dureza media a suave, lo que cambia de persona a persona. Debes ir probando entre las diferentes opciones de cepillos que se ofrecen en el mercado de tal forma que las cerdas sean suaves pero suficientemente efectivas para tu limpieza y eso lo podrás notar de inmediato, ya que pueden dejar una sensación de suciedad, o de que no se limpió completamente la boca. El gran beneficio de las cerdas suaves es que son menos agresivas con las encías y con el esmalte dental, sobre todo si eres alguien que aplica mucha fuerza en el lavado de dientes. Generalmente, las cerdas de dureza media tienen más flexibilidad y efectividad, pero de nueva cuenta la importancia radica en que vayas probando lo que es ideal para ti.

__________

Te puede interesar:  ¿Tú cometes errores al lavarte los dientes?
__________

El tamaño del cepillo también importa, el cabezal debe tener las medidas adecuadas para limpiar dos dientes simultáneamente, es decir, lo ideal es que uses cepillos con cabezales pequeños o medianos, por lo regular los de cabezales grandes no alcanzan ciertas áreas de la boca y eso puede fomentar la aparición de caries.

Un detalle en el que casi nadie se fija es en el número y calidad de las cerdas, entre más fibras tenga el cabezal, mayor será la superficie abarcada y la higiene será mejor. Por eso es mejor que compres un cepillo con cerdas a diferentes alturas, pues se adaptarán mejor a la forma de tus dientes y alcanzarán mejor las curvas naturales de tu dentadura. Recuerda, las fibras deben ser de nylon y con punta redondeada para evitar heridas en las encías.

Los niños deben utilizar siempre cepillos con cerdas suaves y de cabezal pequeño.

Lo más recomendable es preguntarle a tu dentista de confianza el tipo de cepillo ideal para tu boca y tus necesidades!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *