Ponle color a tu cabello, a tus ideas, ¡bueno a todo!

El color desde siempre ha sido un elemento de gran importancia para el ser humano, pues se han asociado a los colores, desde significados hasta estados de ánimo a lo largo de la historia de la humanidad. Así que cambiar el color natural de nuestro cabello no es nada nuevo, desde la antigüedad los griegos utilizaban blanqueadores y fuertes jabones para aclarar su cabello, pues consideraban los tonos rubios y rojizos como símbolo de honor y coraje. Unos siglos después, los romanos, más inclinados por la altivez del color negro, oscurecían su cabello con tintes elaborados a base de corteza de nuez y puerros.

Muchas personas en Estados Unidos y Europa usan tintes para el cabello, se calcula que más de un tercio de las mujeres mayores de 18 años de edad y alrededor de 10 % de los hombres mayores de 40 años usan algún tipo de tinte para el cabello, las motivaciones son múltiples: aclarar, oscurecer, hacer reflejos, matizar el cabello gris, reflejar un estado de ánimo o simplemente para cambiar el look.

Básicamente los tintes son para cambiar, enfatizar o mantener el color de tu cabello con el paso del tiempo, pero también es importante tener presente que estos productos contienen agentes químicos y por tanto debemos estar atentos a sus características y formas de aplicación, por lo que leer la información que tiene la etiqueta e instructivo es crucial para un uso adecuado de estos productos, así como ser muy consciente de que no debes arriesgar tu salud y seguridad comprando tintes en el mercado informal ya que no tienes ninguna garantía de que el producto no haya sido rellenado y de que cumple con las normas de seguridad en ingredientes establecidas por la autoridad sanitaria de nuestro país. Pero bueno… ahora profundicemos en que contienen la mayoría de los tintes para realizar su función:

  • Un agente alcalino que sirve para expandir la fibra capilar y permite la entrada de los pigmentos artificiales.
  • Pigmentos artificiales, que son ingredientes que brindan la coloración deseada al cabello.
  • Antioxidantes, para la correcta conservación del producto dentro de su envase.
  • Agentes cosméticos que sirven para proteger tu cabello después de la coloración.
  • Peróxido. Que es la sustancia que se mezcla con la formulación del tinte y permite llevar a cabo la decoloración del cabello. Es importante decir que muchos tintes no contienen peróxido ya que no requieren decolorar el cabello natural para alcanzar el tono mostrado, o bien porque tecnológicamente han encontrado otros activos para realizarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Shares