Superficies


Es importante conocer las distintas superficies del hogar y las características de la suciedad que se va a eliminar para seleccionar el producto de aseo más adecuado.

Las piedras naturales como el mármol, cantera y granito se encuentran en nuestros hogares en pisos, paredes, mesas u otras superficies y aunque son duras al tacto también son altamente porosas, cuando se derrame algo límpialo lo más pronto que puedas para evitar manchas permanentes que sólo puliendo podrás quitar.

Los espejos, losetas cerámicas y vidrio se encuentran en pisos, paredes, puertas, cubiertas de baño y cocinas, resisten cualquier tipo de suciedad y resultan fáciles de limpiar.

Los plásticos incluyen: acrílicos, fórmica, losetas vinílicas, entre otros, se pueden encontrar en placas, espumas, fibras, pisos, etc. son muy ligeros e impermeables, no son atacados por microorganismos, su principal problema es que se pueden rayar por lo que hay que evitar usar abrasivos o fibras. Los metales se encuentran en infinidad de artículos como en chapas, marcos de ventanas y canceles de baño; son fáciles de limpiar, sólo se requiere eliminar las manchas ligeras o gotas de agua con un trapo de microfibra.

En cuanto a la madera, se encuentra prácticamente en todas las áreas y superficies del hogar, sin un recubrimiento adecuado absorbe y cede fácilmente a la humedad, por esto se deben evitar productos de aseo que se diluyen en agua, ya que puede deformarse.

Antes de empezar recuerda utilizar ropa cómoda y zapatos de plástico con suela antiderrapante para evitar resbalones por el piso mojado.