Cocina


Un aspecto importante en la cocina es tratar de tener la mayor parte de los electrodomésticos guardados para evitar que se llenen de grasa, esto hace ver la cocina limpia y ordenada.

En la cocina encontramos diferentes tipos de superficies, suciedad y olores; los restos de alimentos producen aromas desagradables sobre todo en fregaderos, cañerías, bote de basura, jergas, esponjas y fibras; mientras que en utensilios de plástico o melanina pueden quedar olores de pescado, mariscos y huevo aun cuando no estén en descomposición, para estos aromas intensos y penetrantes se recomienda usar lavatrastes con cloro para eliminarlos.

Los limpiadores para cocina también son diversos, los hay en spray, crema, gel, líquidos, elige el que más te convenga.

Para limpiar manchas de grasa de la estufa, campana, ollas o sartenes, humedézcala con un poco de agua y cúbrala con un poco de limpiador especializado en cocinas, a continuación talle con una esponja y enjuague.

En superficies de acero inoxidable, aluminio o plásticos brillantes es recomendable probar antes en un área oculta antes de usar cualquier producto de aseo.

La grasa y suciedad en los azulejos de cocina pueden removerse de forma efectiva y práctica empleando un limpiador en gel que se adhiera a las superficies verticales.

Para suciedad adherida (sarro u óxido) alrededor de llaves de agua, maceteros así como en el fregadero, se requiere de un producto ácido para su eliminación; elige un limpiador según el tipo de suciedad que se desea eliminar y el material que se va a limpiar ya que estos productos son una gran ayuda para reducir el tiempo y esfuerzo.

Nunca deben usarse ácidos en piedras naturales.