Cuidado del bebé


La piel del bebé La piel del bebé   La piel del bebé es todavía inmadura y debe desarrollar su función como barrera protectora defendiendo al organismo de agentes externos. Por ello es indispensable hidratarla diariamente (cara y cuerpo), con productos específicos para este menester.   Datos relevantes de su piel:   -El grosor de la piel de un bebé es tan sólo la quinta parte de la de un adulto.   -La piel es el órgano más extenso que tenemos, sirve como sostén para nuestros músculos huesos y órganos.   -Gracias a las terminaciones nerviosas de la piel podemos identificar texturas, formas y temperaturas.   -El sistema defensivo contra las infecciones inicia en la piel.   Por lo anterior, se recomienda hidratar su piel diariamente después del baño usando productos para el cuidado de la piel que ayuden a reforzar la barrera cutánea  y preservar sus ricos recursos celulares.   Al estar en un proceso de maduración, la piel de tu bebé es vulnerable y sensible a las infecciones que la piel de un adulto, por lo que es indispensable realizar una limpieza minuciosa y cotidiana para eliminar las impurezas que pueden ser responsables de agentes infecciosos con productos de higiene seguros y especializados para su delicada piel.