El cuidado de la ropa

El cuidado de la ropa es una actividad que repercute en nuestro bienestar de forma directa, pues nos vestimos diariamente y nuestras prendas forman parte de cómo nos vemos y sentimos.

Por esto es importante hacer buenas decisiones al elegir tus productos, almacenarlos y utilizarlos de forma adecuada es muy importante. La limpieza de la ropa involucra una serie de pasos que no se deben minimizar para obtener los mejores resultados. Antes de lavar la ropa hay que revisar las etiquetas de cada prenda para saber si se lava en casa o se tiene que llevar a la tintorería. No toda la ropa se lava igual, depende del tipo de fibra, tejido y grado de suciedad.

Conviene separar la ropa de color de la blanca, así como la ropa negra, también se deben separar las prendas más delicadas. Los productos para lavado y cuidado de la ropa facilitan la eliminación de mugre y manchas, previenen la pérdida de color y proporcionan suavidad y buen aroma.

Productos y tips de Uso

  • Blanqueador: sustancia o mezcla de sustancias que por acción física, química o fisicoquímica imparten mayor blancura y pueden abrillantar las telas
  • Desmanchador: sustancia o mezcla de sustancias que limpian o remueven manchas de la superficie en donde se aplican
  • Jabón: producto que independientemente de su estado físico se obtiene, ya sea, por la saponificación de grasas y aceites, por la neutralización de ácidos grasos o por la mezcla de sustancias, y que puede contener perfume y otros aditivos de origen natural o sintético, y cuya acción física, química o fisicoquímica, facilita la limpieza e higiene

DESMANCHADO

Un paso clave en el lavado de ropa es revisar si tiene manchas, los desmanchadores tienen una función complementaria al detergente para remover manchas difíciles que el detergente por sí sólo no puede. Según el tipo de suciedad o mancha puede eliminarse con:

Jabón de lavandería: Elimina la suciedad y manchas cotidianas y algunas difíciles.

Limpiador con aceite de Pino: Elimina principalmente manchas de tipo graso o pigmentos de cualquier tipo de tela.

Cloro: Elimina más tipos de manchas difíciles, pero está limitado a cierto tipo de telas (blancas, de colores firmes y de algodón, lino o poliéster).

Desmanchador con peróxido: Elimina menos tipos de manchas, pero puede usarse en ropa de cualquier color y material.

Las recomendaciones son usarlos en remojo y al momento de lavar la ropa. Los quitamanchas con vinagre blanco eliminan manchas de salsa de tomate, aguacate y sangre en las prendas.

LAVADO

Durante el lavado se eliminan los malos olores producidos por humedad y sudor junto con las manchas de suciedad, este proceso es principalmente función del detergente, sin embargo otros productos también contribuyen a la eliminación de olores penetrantes como cloros, limpiadores con aceite de pino y jabones. Cada fabricante, de acuerdo con la fórmula de su producto, recomienda en la etiqueta la cantidad adecuada dependiendo de la cantidad de ropa a lavar. Para lavar la ropa blanca, se recomienda no remojar más tiempo del indicado por la etiqueta del blanqueador. El cloro es muy eficaz si la ropa esta percudida o manchada.

ENJUAGUE O ACLARADO

El siguiente paso es eliminar el agua jabonosa y con ello la mugre y restos del detergente; este paso es sumamente importante para evitar que la ropa quede amarilla o con una textura áspera; siempre usa agua fría para evitar arrugas en la ropa. Los suavizantes de ropa contienen activos que en el proceso de enjuague reaccionan con los restos de detergente que causan aspereza y por otra parte éstos activos se depositan en los tejidos ayudando a fijar el perfume y proporcionando suavidad, esponjosidad y disminuir la estática de las prendas. Los suavizantes de telas se usan durante el enjuague de la ropa, siempre deben de ser diluidos antes de agregarse a las prendas. La mayoría de las presentaciones de los suavizantes de tela cuentan con tapa dosificadora. Algunos suavizantes de telas cortan la espuma rápidamente, por lo que el suavizado y enjuague se realiza en un solo paso, este proceso te permite ahorrar agua y tiempo. También como efecto secundario a la suavidad, la ropa está menos arrugada al salir de la lavadora y la plancha se desliza más fácil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This