Cuidar la casa no tarea solo de la mujer

La participación activa en el trabajo doméstico corresponde a todas y todos los integrantes de la familia. Implica que las responsabilidades y compromisos se distribuyan equitativamente entre las personas involucradas y de acuerdo a sus capacidades y posibilidades, sin distinción de si son madres, padres, hijas, hijos, abuelas, abuelos u otros familiares. Cada uno, puede contribuir con acciones que al final redundarán en un beneficio colectivo. Los roles de género están cambiando. Las personas, están tomando conciencia sobre el valor del trabajo doméstico y la necesidad de asumir la responsabilidad compartida para desarrollar un ambiente cercano, afectivo y comprometido con sus hijas e hijos.

Como sociedad, debemos avanzar a la construcción de relaciones de corresponsabilidad en las labores del hogar.

Recuerda que…

  • La participación de los(as) integrantes de la familia es importante para tener un espacio confortable.
  • La distribución equitativa de las actividades domésticas, así como el cuidado y crianza de hijas e hijos corresponde a mujeres y hombres por igual.
  • Las relaciones familiares deben basarse en el respeto a los derechos humanos de sus integrantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This