¿Qué es un detergente y cómo funciona?

Una actividad de nuestro día a día sin duda alguna es el lavado y cuidado de nuestra ropa, esta actividad repercute de forma directa en el bienestar y salud propia así como la de nuestra familia, ya que la ropa al estar en contacto con diferentes elementos de nuestra vida y actividades se llena de gérmenes y bacterias, además de que la ropa es parte de nuestra personalidad y de nuestras actividades cotidianas.

Y como de pronto este proceso de lavado de ropa se vuelve algo rutinario, no nos ponemos a pensar ¿cómo funciona un detergente y porque es el gran aliado de nuestro lavado? Pues mira, los detergentes son productos de limpieza que tienen la propiedad de disolver la mugre mediante un agente limpiador (agente surfactante); es decir envuelven la suciedad y ayudan a eliminarla, sin afectar los tejidos de la ropa.

Dependiendo del tipo de producto, en su formulación pueden incluir algunos de los siguientes compuestos que te hacen más fácil y eficiente el proceso de lavado: agentes ablandadores de agua, abrillantadores, blanqueadores, fijadores del color, suavizantes, perfumes, colorantes e incluso enzimas que son capaces de deshacer manchas creadas por proteínas.

A diferencia de los jabones, los detergentes mantienen su capacidad limpiadora gracias a sus agentes tensoactivos incluso en aguas duras, que son aquellas que contienen una alta cantidad de minerales, particularmente sales de magnesio y calcio, las cuales evitan la producción de espuma y pueden dejar algunas manchas en la ropa, razón por la cual los detergentes se volvieron sumamente populares para el lavado de la ropa.

Ahora bien, los fabricantes de detergente tienen muy en cuenta la evidente necesidad de cuidar el medio ambiente y de contar con detergentes especializados para cada necesidad, por lo cual han puesto especial interés en el desarrollo de nuevas formulaciones de los productos. Estás nuevas formulaciones permiten reducir los impactos al medio ambiente y atender necesidades específicas como la remoción de manchas, el blanqueado de la ropa, la conservación del color y la protección de ropa fina o delicada.

Otra tendencia, es la de concentrar el volumen de los detergentes con la intención de tener un menor volumen de producto, pero con la misma eficacia y duración en cuanto a número de cargas de ropa por lavar e incluso disminuir el desperdicio de producto al utilizar la dosificación correcta; incluso el tamaño de los envases se ha disminuido con esta tendencia, lo que ha llevado a un uso más eficiente de materiales y a la generación de menos residuos, todo en beneficio del consumidor y el medio ambiente.

Finalmente, es muy importante tomar buenas decisiones al comprar tus productos y que los adquieras en puntos de venta del mercado formal, ya que solo así tu detergente te podrá ofrecer el respaldo y la tecnología que necesitas, lo que da como resultado que el cuidado de tu ropa sea óptimo y tu dinero invertido en el producto sea realmente provechoso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This